jueves, 16 de abril de 2009

Camino a la Iglesia


Suenan las campanas
Anuncian la hora.
Revuelo de aves
En torno a la aurora.
Las casas vecinas
Encienden sus luces
La vida despierta
Entre autos y buses.
Primer tren del alba
Raudo y lleno pasa;
Otra gente duerme
Tranquila en su casa.
Camino cien veredas
Y un charco tardío
Me obliga a saltar
Abreviando el camino.
Se abren las puertas
Del frente colosal
Y la escalinata
Me invita a pasar
Es que… debo hablarte,
Mi Reina del cielo…
Vengo a suplicarte
Que cumplas mi sueño…
Quiero que me ayudes
En este momento…
Quiero ser mamá,
Pero tengo miedo…
Si bendijeras mi vientre…
Si cumplieras mi sueño…
Queremos un hijo
Aunque no sea el momento…
Ya se que soy joven!
Ya se que no debo…
Pero fuiste Madre
Y entiendes mi anhelo…
Cuando me confirmen
Vendré a agradecerte;
Te traeré a mi niño!
será sano y fuerte…
Vendré a bautizarlo
Justo en esta Casa
Delante de Tu hijo
Bendita Madre Santa!


Camino a la Iglesia. (otra vez)


Vengo esta mañana
Ya no con mi niño;
Traigo dos pollitos
Que tengo en el nido.
Mas que bendiciones
Al darme el varón,
Me diste dos seguidas…
La nena nació!
Te la traigo ahora
Que pasó el dolor;
Fue muy duro el parto…
Y es grande el amor…
En una mañana
Brumosa, otoñal
Recibí a mi flor
En el hospital…
Por eso es que llego
Avanzando lento
Mis niños me pesan,
Estoy sin aliento…
Porque he caminado
Con ellos a cuestas
Solo para verte
Y que Tú los veas;
Bendice a mis niños,
Reina celestial!
Y bendita seas
Por saberme escuchar…

lunes, 6 de abril de 2009

Carta para Roberto


Mi bello Roberto:
Aún recuerdo que fuiste quien me dio la bienvenida a Casa M.A.N.U.
Aquella tarde de mi entrevista con Ale coincidió con la visita de Ronald McDonald y me invitaron a subir…
De pronto me encontré saludando a un montón de gente que me recibía como si me conocieran desde siempre.
Grandes, chicos y medianos.
Alguien me alcanzó una silla y en medio de mis nervios por la situación, me acomodé para ver qué sucedía.
En el tumultuoso bullicio del comedor, mientras esperábamos a dicho personaje, creo que fue la misma Alejandra quien me acercó un cochecito de bebé y me dijo, sin anestesia:
-HAMACÁLO-
!!!!!!!!!!!!
WOW!! Qué hago con este pequeñín? –pensé desconcertada- Cómo se llama, cómo se llamaaaaa???!!!
Qué tengo que hacer? Y si llora? Lo levanto o no lo levanto? Le doy un beso para tranquilizarlo o lo asustaré aún más? Pido ayuda o quedaré como una tonta? (Mujer grande!!!)
QUÉ HAGO CON ESTE BEBÉEEEE???!!!


Me mirabas en silencio desde tu lugar. Yo temblaba mientras tomé tu manito creyendo que te ibas a asustar. Pero lejos de ello, en ese mismo momento nos hicimos amigos.
Llegó Ronald e hizo su show; te regaló un globo y a mi también.
Cuando todos aplaudieron para despedirlo te asustaste, hiciste un puchero y yo te hablé. Enseguida se te pasó el miedo y seguimos conversando hasta que llegó la hora de irme y me despedí con un -Hasta luego! Nos vemos los lunes de 4 a 8…

Por suerte todos los lunes en la casa fueron maravillosos.
Algunos mejores que otros cuando había buenas noticias.
Otros no tanto, cuando algún inconveniente llovía sobre alguno de ustedes…
Algunos lunes yo llegaba y me encontraba una camita vacía que daba algo de tristeza, como cuando despedimos a María. Tristeza que se despejaba enseguida al pensar en la vida de dicha y amor que le esperaba junto a su familia.
Algunos lunes le dábamos la bienvenida a alguien que ingresaba, otro recibimos de vuelta a Gabriel que se había ido pero regresó…
Los lunes han pasado a ser días sumamente importantes para mí.
Son los días en que cambié tu pañal, que preparé la merienda que devorabas sentado en mi falda; día en que te bañaba mientras salpicabas toda la cocina con tus manotazos; algún lunes te saqué una foto envuelto en ese toallón con capucha, muchos lunes te quedaste dormido en mis brazos…
Los lunes te he visto crecer.
Un lunes conocí tu primer dientito y, al siguiente, el segundo. Los lunes y algún día extra fui testigo de tus primeros pasos que venían acompañados por ese silbido único que nos causó tanta gracia.
Los lunes conocí de a poco a tu bella familia, vecinos de barrio y compañeros de sentimiento.
Y hoy, lunes 6 de Abril, te escribo estas palabras para despedirme.
Me despido como aquél día de la primer visita…
HASTA PRONTO, ROBERTO!
Que Dios los bendiga.

domingo, 5 de abril de 2009

Casi. Nunca. Siempre. Jamas.




Casi… consigo imaginarte cercano.
Nunca… lo logro más que parcialmente.
Siempre… altivo, voraz, insolente
Jamás… fraternal, tibio o solidario.

Casi que tus vientos logran rescatarme.
Nunca han podido más que mentalmente.
Siempre esta pesada mochila impertinente
Jamás renunciaste, un tanto ciego, a verme.

Casi por cansancio que te doy mi aliento.
Nunca he sabido entender claramente.
Siempre jugando inadecuadamente
Jamás he logrado mantenerte atento.

Casi que me rindo. Casi que me entrego.
Nunca llego a serlo; nunca internamente.
Siempre desafiante, siempre inteligente
Jamás apagaste, jamás, este fuego…

A mi futuro.

miércoles, 1 de abril de 2009

NUNCA MAS!




video


2 de Abril
Para los que no regresaron.
Para sus familias.
Para los que volvieron y llevan una espina en su corazón,
ese dolor eterno llamado MALVINAS...
**********************************************
En un nuevo aniversario de la gesta de Malvinas donde 649 nombres fueron inscriptos en la madera de una cruz blanca;
Donde otros tantos perdieron la vida a traves de los años, sin que nadie reconozca el número de victimas post-guerra;
Cuando aún seguimos llorando más suicidios en el anonimato...
Que la cruda realidad abra nuestras mentes, ablande los corazones y mantenga viva la memoria...
Para que el conflicto bélico sea historia de un pasado que alecciona, reconocimiento del presente que no olvida y certeza de un futuro que repita a toda voz...
NUNCA MAS !



Dedicado a mi esposo, uno más de tantos héroes que continúan la lucha pacífica y silenciosa...